REFLEXOLOGÍA PODAL. TÉCNICA Y BENEFICIOS

Comparte:

La reflexología podal es una técnica terapéutica natural que ayuda al tratamiento de determinadas dolencias del organismo, equilibrando la energía vital de nuestro cuerpo y consiguiendo un completo bienestar.

¿Sabías que cada pie tiene más de 7.200 terminaciones nerviosas, 26 huesos, 107 ligamentos y 19 músculos? Todo un universo lleno de beneficios para la salud y el bienestar, si se aplican las técnicas adecuadas.

¿En qué consiste?

La reflexología podal se basa en un masaje manual de los pies, donde se estimulan las terminaciones nerviosas, denominadas puntos reflejos, que conectan con las diferentes partes del organismo. La presión que se ejerce en las zonas concretas de nuestros  pies genera una sensación de relajación y alivio de las tensiones o molestias.

La técnica aplicada divide el pie en tres zonas distintas: plantar, dorsal y lateral. De esta manera, se pueden identificar los puntos reflejos concretos para tratar las dolencias que se ubican en alguna de las siguientes áreas de nuestro cuerpo: sistemas y órganos, sistema muscular, sistema nervioso y sistema óseo.